Compartir


Caso: James Wooden



Historia: Taxco, Guerrero.

Ronald James Wooden, fue detenido y torturado por policías municipales de Taxco, Guerrero. James, junto con su esposa, alquilaban una casa como taller artesanal. Por instrucciones de su vecino, el ex judicial, Raúl Flores Arizmendi, con quien habían tenido problemas de convivencia, los policías del ayuntamiento, en compañía de sicarios, se llevaron a Wooden haciéndole saber que eran integrantes de la banda “Guerreros Unidos”. Dentro de la comandancia de la policía, fue brutalmente golpeado y torturado por casi cuatro horas. Le pusieron una pistola en la cabeza y le dijeron que lo regresarían en pedazos a su país. Ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero, James Wooden denunció a los policías municipales por tortura y a sus vecinos como secuestradores e integrantes de la delincuencia organizada. Desde ese momento, James y su esposa fueron amenazados y desplazados, perdiendo todo lo que poseían. A día de hoy, siguen reclamando justicia.



El 28 de abril del 2013, alrededor de las 17:30 horas el artesano de joyas estadounidense, Ronald James Wooden, fue detenido y torturado por policías municipales de Taxco de Alarcón, Guerrero, en dicha ciudad donde, junto con su esposa, alquilaban una casa como taller artesanal. Por instrucciones de su vecino, el ex judicial, Raúl Flores Arizmendi, los policías del ayuntamiento en compañía de dos sicarios se llevaron a Wooden haciéndole saber que eran integrantes de la banda “Guerreros Unidos” y “los dueños de la calle”. Dentro de la comandancia de la policía, fue brutalmente golpeado y torturado por casi cuatro horas. Le pusieron una pistola en la cabeza y le dijeron que lo regresarían en pedazos a su país. Ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero, James Wooden denunció a los policías municipales por tortura y a sus vecinos como secuestradores e integrantes de la delincuencia organizada. Desde ese momento, James y su familia han tenido que huir por diversos lugares del país exigiendo justicia.


“Me dijeron que era “dinero o Plomo” que como no pagábamos seguridad, no tendríamos paz para nosotros. Para comprometerme a darles una cuota me advirtieron, debes tener más interés en tu esposa, le pueden pasar cosas malas; paganos como todos nos pagan”.



Estas fueron las primeras palabras de amenaza contundente que recibió el estadounidense, James Wooden de integrantes del cártel “Guerreros Unidos”, en Taxco, Guerrero, luego de varios meses de haber instalado, junto con su esposa, su taller de artesanía y herrería en la localidad de Arroyo en el municipio de Taxco.


Desde principios del 2008, James Wooden y Carmen se trasladaron de Houston Texas Estados Unidos, a México. Con la sangre de artistas que los identifica, decidieron mudarse formalmente a Taxco con la esperanza de encontrar más artesanos e intercambiar conocimientos, ver las joyas de origen y elaborar piezas de metal, esculturas, muebles únicos de madera y collares de plata con piedras originales. Por una pequeña casa pagaron mil dólares como renta por dos años.


Pero lo barato nos salió caro, comenta Carmen: “Nos costó casi nada el alquiler porque vivíamos junto a una casa de seguridad de los Guerreros Unidos, pero no lo podíamos saber, no sabía que ellos existían , no sabía cómo había cambiado México, estuve varios años trabajando en Estados Unidos”



Desde que llegaron a la comunidad de Arroyo, dice Carmen que fueron mal vistos por el ex Judicial Raúl Flores Arizmendi, su vecino quien se encargó de, rayar, desvalijar y echar a perder el tanque de la gasolina de su Volkswagen y su camioneta de carga. Durante varias noches James y Carmen fueron testigos de cómo, en casa de ese vecino, miembros de este grupo “Guerreros Unidos”, ingresaban por las madrugadas, a personas secuestradas por ellos y escuchaban los golpes a las víctimas y sus gritos.


James asegura que quizá Flores Arizmendi sospechaba que podrían delatarlos, porque él y su familia, buscaron el momento oportuno para atacarnos y pedir refuerzos de sicarios y de la policía municipal, quienes el 28 de abril de 2013, por órdenes de Raúl Flores Arizmendi, los llevaron a la comisaría de policía de Taxco para torturarlo por cuatro horas, dejándole secuelas graves de salud que constató la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero, quien emitió una recomendación que hasta la fecha se encuentra incumplida. Los hechos a pesar de ser denunciados ante la Procuraduría estatal y federal, y ante la propia embajada de Estados Unidos, se encuentran en la total impunidad.


El caso de James y Carmen es representativo de decenas de artesanos intimidados y extorsionados con 10 mil pesos mensuales con la amenaza de ser secuestrados o desaparecidos si no pagan, hecho que han ocurrido con empresarios joyeros quienes han vivido el secuestro y la entrega de algún familiar descuartizado por no aportar la cuota que quiere el grupo criminal.


Taxco De Alarcón, Guerrero, ha sido reconocido como Pueblo Mágico el año 2002 por su tradición minera próspera desde el Virreinato, siendo el único pueblo del estado en tener esta distinción. Como icono mundial, diversos joyeros de Estados Unidos, Inglaterra y Sudamérica llegaron a contratar mano de obra para realizar montajes en plata. Sin embargo, desde el año 2012 gradualmente, dejaron de acudir porque integrantes del cártel “Los Guerreros Unidos” les pedían cuotas. Por ello también, decenas de artesanos han preferido salir de Taxco y elaborar sus joyas desde otro estado y enviarlas sólo para la venta. El desplazamiento de artesanos intimidados obedece también a la promesa de gobierno de protegerlos y reducir el índice de criminalidad, así como crearles una escuela de artesanías, que además han sido temas de candidatos presidenciales quienes no desconocen el problema de Taxco, en donde los jóvenes de hoy se esfuerzan por ser sicarios que ganan 15 mil pesos semanales.


James y su esposa, son una más de las miles de víctimas de tortura y desplazamiento forzado en México, quienes después de estos terribles hechos, perdieron todo su patrimonio y a quienes instituciones como la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, les han negado el apoyo para rehacer su proyecto de vida. IDHEAS, litigio Estratégico en Derechos Humanos ha venido acompañando el caso y ante la ausencia de justicia interna, lo llevará ante el Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas.