Caso: Jesús Israel Moreno Pérez



Historia: Chacahua, Oaxaca.

Jesús Israel Moreno Pérez, desapareció en Chacahua, Oaxaca, en el 2011. La Procuraduría del Estado de Oaxaca determinó el delito como robo y homicidio, en el marco de una serie de irregularidades de la actuación de los funcionarios públicos.



Jesús Israel Moreno Pérez, estudiante de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, desapareció el 8 de julio de 2011 durante sus vacaciones en Chacahua, Oaxaca.


El estudiante de geografía inició su viaje el 4 de julio. Sólo, salió de su casa en Coyoacán, Ciudad de México, con rumbo al sureste del país, para escribir sobre las vivencias de la gente que encontrara.


Carlos Moreno Zamora, padre de Jesús Israel, realizó la denuncia en el municipio de Tututepec con el número de averiguación previa 176/RG-2011 y después se pasó a Puerto Escondido con el folio PE149/COSTA2011.


Pasaron seis meses y el 4 de enero del 2012, el entonces el Procurador General de Justicia del Estado, Jesús López López, publicó en el portal de la dependencia el esclarecimiento del caso, asegurando que Jesús Israel había sido encontrado muerto y consignaron a cuatro personas por ello, que fueron torturadas previamente para inculparse de los hechos.


Las autoridades judiciales nunca entregaron el cuerpo a los familiares, realizaron una necropsia sin cadáver y a pesar de ello falsearon un informe forense.


El padre de Jesús Israel, Carlos Moreno reprochó la actitud irresponsable del gobernador de Oaxaca, Gabino Cue y recordó a la procuraduría que él ha hecho la investigación que ellos no:


“Es horrible sentir en cada momento la indiferencia de la autoridad. Yo he rastreado todas las pistas posibles en el litoral y en los municipios aledaños a Chacahua, he recorrido, más de 30 veces, la comunidad lagunera caminando hasta por veredas y he pegado fotografías de mi hijo en toda la ruta que él siguió para que alguien me diga si lo vio, incluso a lo largo de la ruta de Zipolite, Puerto Ángel, Pochutla y Mazunte, hasta San José del Pacífico pero allí ninguna autoridad a las que les he pedido auxilio, ha querido ayudarme a buscar a mi hijo”.



Jesús Israel, con veinte años de edad emprendió un viaje personal, como geógrafo deseaba saber más de los atractivos turísticos creados por la naturaleza en medio de la biodiversidad y el medio social en donde la mayoría de las personas hablan su lengua materna que es el mixteco. Así, el día 4 de julio, Jesús Israel, habló con sus padres para informarles que había llegado a , Monte Albán, después a Puerto Escondido en donde estuvo los días 6 y 7 de julio y el día 8 también llamó a su mamá para decirle que iba llegando a Chacahua, de donde desapareció.


Carlos Moreno, asegura que la noticia de la desaparición de su Hijo afectaba la imagen de turismo mundial de Chacahua, también conocida como “La Joya Oculta de Oaxaca” y por eso la procuraduría del estado cerró el caso en ese momento haciendo un “montaje”, intentando darle identidad de su hijo Jesús Israel a otro cuerpo que fu encontrado en las lagunas.


Entre otras de las inconsistencias de la Procuraduría destacan varios puntos como el hecho de que nunca solicitaron la sabana de llamadas del teléfono del estudiante Jesús Israel ya que el celular seguía activo porque su padre Carlos Moreno continuó abonándole dinero para mantenerlo activo y que Telcel pudiera rastrearlo.


Tampoco se dio seguimiento al reporte de movimientos de la tarjeta de crédito Banorte que Jesús Israel traía consigo. Y nunca se interrogó ni dio seguimiento a las contradicciones en las que incurrió Ricarda Nicolás Reyes, mujer que tenía en su poder el teléfono celular de Jesús Israel, además del montaje de la Procuraduría estatal para sostener que se había encontrado el cuerpo ahogado del estudiante en la laguna.


Por éstas y otras irregularidades en noviembre del 2015, la organización Idheas Litigio Estratégico en Derechos Humanos, presentó este caso ante la el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas.


En la cadena de autoridades omisas se encuentra también la Rectoría de la UNAM. Carlos Moreno manifiesta incrédulo el desdén del entonces Rector, José Narro Robles con quien pudo hablar sólo una vez, sin que manifestara interés por el caso de Jesús Israel.


“En la Universidad hay más de 50 casos de estudiantes desaparecidos y la propia rectoría ha preferido criminalizarlos, dejarlos en el olvido y ha decidido relegar los casos para no reconocer que son parte de la evidencia de desaparición forzada en el país y que ha permeado hasta los estudiantes”.



En las zonas turísticas de Oaxaca existen diversas bandas de narcotráfico que se están peleando territorio y que fueron descubiertas por Carlos Moreno quien entró en contacto con ellos para saber si tenían a su hijo. Es por ello que cundo Carlos Moreno regresa a esos puntos, es constantemente amenazado de muerte.