Caso: Jesús Francisco Balderrama Sánchez.



Historia: Baja California.

La denuncia realizada por María Esther Sánchez, madre de la víctima, fue iniciada por el delito de abuso de autoridad ante la Unidad de Investigación Foránea, Guadalupe Victoria.



El 4 de abril del 2011, Jesús Francisco Balderrama Sánchez, de 30 años de edad, se encontraba en compañía de un joven menor de edad cuidando una casa donde trabajaba como velador, en Guadalupe Victoria en el Valle de Mexicali, Baja California. A las 11:30 de la mañana elementos de la Policía Federal Preventiva ingresaron al lugar, destruyendo el inmueble y golpeando a Jesús Francisco y al menor, ambos en habitaciones distintas. Después de aproximadamente 40 minutos, durante los cuales los agentes de policía golpeaban a Jesús Francisco, se retiraron del lugar llevándoselo.


La denuncia realizada por María Esther Sánchez, madre de la víctima, fue iniciada por el delito de abuso de autoridad ante la Unidad de Investigación Foránea, Guadalupe Victoria. Fue hasta el 24 de mayo del 2011 que la Unidad, turnó el caso a la Fiscalía Especializada de Desaparición Forzada, es decir, veinte días después de la desaparición de Jesús Balderrama. Es hasta el 16 de agosto que se remite realmente el expediente lo que evidencia la falta de atención inmediata de las autoridades.


“Mi yerno, César Hernández Suárez me dijo que “Los Pepos” habían agarrado a mi hijo y se lo habían llevado sin su consentimiento y sin ninguna orden judicial. Ahora sé que lo golpearon hasta dejarlo inconsciente”.



Testigos aseguran que alrededor de las 11:30 horas, tres unidades de la Policía Estatal Preventiva se estacionaron frente a la casa de número 159 de la calle quinta y descendieron seis elementos con uniformes de color azul y emblemas de la corporación. Traían cubierto el rostro con capuchas negras y portaban armas largas. Por la fuerza entraron cuatro de ellos, a ese domicilio, rompiendo la cadena de la puerta que abre la cochera. Dentro del domicilio torturaron a Jesús Francisco Balderrama Sánchez, por cerca de 45 minutos, exigiéndole que entregara la droga que tenía escondida en la casa. La víctima perdió el conocimiento por lo que uno de los policías salió para mover una de las unidades tipo pick up y de reversa entró al garaje, abrieron la cajuela, metieron un bulto grande y salieron a toda velocidad.


Uno de los testigos declaró ante la procuraduría, que al retirarse los policías, entró de inmediato a la casa en donde encontró al joven de 16 años de edad boca abajo, con las manos en la nuca. Este joven había sido amenazado por los policías para que no contara lo ocurrido.


El 13 de abril del 2011, fueron removidos de su cargo los oficiales a cargo del operativo. Sin embargo ante la solicitud de información de la Comisión Estatal del Estado, la Policía Estatal Preventiva informó que no tenía registro alguno sobre la detención de Jesús Francisco Balderama.


Considerando la detención arbitraria y posterior desaparición forzada de Jesús Francisco Balderrama, la ausencia de investigación y la impunidad en la que se encuentran los hechos, el Centro de Derechos Humanos de Baja California e I(DH)EAS, Litigio Estratégico en Derechos Humanos, vienen acompañando a la familia en su exigencia de justicia.


De acuerdo con cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, durante los últimos ocho años, han desaparecido mil 258 personas en Baja California, lo cual posiciona a la entidad en el octavo lugar con el mayor número de reportes de este tipo, en el país.