Compartir

Juez de amparo ordena a PGR investigar la tortura sufrida por un ciudadano norteamericano.






Después de 3 años de que el ciudadano estadounidense, James Wooden, fuera torturado por policías municipales vinculados con grupos de la delincuencia organizada que operan en Taxco Guerrero, el Juez Décimo Primero de Distrito de Amparo en materia penal, ordenó a la Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Procuraduría General de la República, investigar las violaciones a los derechos humanos cometidas en su agravio, toda vez que dicha instancia se negó a investigar las denuncias presentadas desde octubre del 2014.
La Resolución de Amparo emitida el 1 de julio de 2015, ordena a la PGR investigar las denuncias por tortura cometidas en contra del ciudadano norteamericano quien se dedicaba a la artesanía, realizadas por un grupo de policías municipales, quienes actuando en complicidad con miembros de la delincuencia organizada lo detuvieron arbitrariamente y lo llevaron a los calabozos municipales donde le propinaron brutales golpizas, ello después de que James y su esposa tuvieran un conflicto entre vecinos quienes resultaron ser miembros de grupos de la delincuencia organizada.
Desde que la organización Idheas, Litigio Estratégico en Derechos Humanos, acompaña el caso ha insistido que la PGR tiene la competencia legal para actuar y con esta resolución de amparo en favor de la víctima, esta instancia de investigación federal deberá abrir una Averiguación Previa, reconocer el carácter de víctima de James Wooden, investigar su tortura, la privación ilegal de la libertad a la que fue sometido, resolver las pruebas ofrecidas a través del protocolo de Estambul a su favor e investigar los vínculos entre cuerpos de seguridad policial y la delincuencia organizada que opera en el municipio de Taxco- Guerrero.
Es importante destacar que antes de acudir a PGR, el artesano de oficio y su esposa, presentaron el día de los hechos denuncias ante el MP de Taxco, quien se abstuvo de conocer las lesiones que policías municipales le causaron a James durante su ilegal detención. Además, ese mismo día, el agente del ministerio público los intimidó, asegurándoles que si continuaban denunciando los iba a levantar, que “mejor así la dejaran”. Ante la inacción de dichas autoridades, éste sufrió actos de amedrentamiento, amenazas y tuvo que huir de su hogar perdiendo todas sus pertenencias y hoy se encuentra desplazado por estos hechos.
En la resolución de amparo, el Juez recuerda que la Tortura está prohibida por la Ley Federal para Prevenir y Sancionar la Tortura. En éste contexto, la negativa de SEIDO, de iniciar una Averiguación Previa, dejó a James Wooden y a su esposa en total indefensión porque desde el 2013, no ha tenido atención psicológica ni hospitalaria, lo cual es notorio en su torso, así como en la unión de piernas y tobillos, brazos, codos, muñecas y manos por su pérdida de movilidad.
La negativa de la PGR en indagar los hechos, ha originado que incluso, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, (CEAV) haya obstaculizado y negado la ayuda humanitaria básica como la atención hospitalaria, a pesar que la Comisión de Derechos Humanos de Guerrero constató las secuelas de salud en el cuerpo y psicología de James y realizó al Presidente Municipal una recomendación por los hechos, la cual se encuentra incumplida en su totalidad.
El Juez en su resolución de amparo, recuerda que es obligatorio en estos casos aplicar el Protocolo de Estambul que obliga a los Estados a investigar con prontitud e imparcialidad todo caso de tortura con miras de identificar a los responsables de los hechos y facilitar su procesamiento, con lo cual la autoridad investigadora tendrá la facultad y la obligación de obtener toda la información necesaria para la investigación, y tendrá facultades para obligar a las personas que en ejercicio de sus funciones oficiales se hallaren presuntamente implicadas en torturas o malos tratos, a comparecer y prestar testimonio. Para tal fin podrá citar testigos, incluidos los funcionarios presuntamente involucrados.
Para Idheas, Litigio Estratégico en Derechos Humanos, es importante que la Procuraduría General de la República cumpla debidamente con acciones de congruencia y exhaustividad en la investigación y que se realice la reparación del daño a James Wooden y su esposa.

Más sobre el caso James Wooden